sábado, abril 13, 2013
17
Playa "La Victoria"
En medio de tanta crítica, debate y opinión constructiva, hay también espacio para contar esas anécdotas que hacen grande a nuestra ciudad. Y es que, dicen que Cádiz tiene una gracia divina. Quizás sea eso, o la suerte y casualidad del momento, pero las historias de las que disfrutamos siempre son, cuanto menos, curiosas.

En ocasiones, la realidad puede superar la ficción, y este caso es uno de ellos. Y es que la magia de nuestra ciudad hace que hasta las más típicas historias de los cuentos y leyendas puedan suceder en estos tiempos que corren.

El pasado 31 de marzo, mientras Luis Romero paseaba con su novia por la orilla de la playa Victoria, vislumbró algo que llamó poderosamente su atención y que se entremezclaba en el vaivén de la arena y el oleaje. Cuando se acercaron, pudieron observar que aquello que escupía el rabioso mar parecía ser  una botella de cristal cerrada a cal y canto y con un papel envuelto en su interior.

"Al ver un rollo de papel en su interior la cogimos, nos resultó muy curioso ya que por su aspecto parecía que llevara años en el mar; el cristal se había tornado verdoso y tenía algunos restos de crustáceos pegado" nos cuenta Luis, quien bromeó en cuanto vio la botella: "¿¡A qué viene desde América!?". La curiosidad pudo con ellos y se la llevaron a casa.

Ante la imposibilidad de abrirla delicadamente (el tapón estaba lacrado a conciencia), se decidieron a romperla para ver qué escondía el misterioso mensaje. En Inglés, se leía "Esta botella fue lanzada al océano por Leverne G. Para más detalles escribe esta dirección [...] a este email [...] con el número de referencia [...]." La dirección, era la de Carolina del Sur (EEUU).

El Mensaje que encontraron dentro de la botella - Click para ampliar

"No dudaba sobre su veracidad, sin embargo, aunque el mensaje estuviera escrito en inglés y la dirección fuese norteamericana podría haberla lanzado al mar mucho más cerca"  afirma Luis, quien escribió un email detallando dónde y cuándo encontró la botella. "Le pedimos encarecidamente que nos dijera desde dónde y cuando la lanzó". La respuesta no tardó en llegar.

Al día siguiente, recibió una contestación. "La botella la lanzó al mar el 14 de marzo de 2011 desde un barco a unos 20 km al este de la costa de Florida, al norte del mar Caribe. Después de más de dos años había atravesado el ancho del océano, más de 10.000 km hasta llegar a Cádiz. Al parecer lanzó al mar varias botellas desde varios lugares (por eso el número de referencia, para identificarla entre las demás) con la esperanza de que sus mensajes encontraran respuesta. Nos contó que algunas fueron encontradas, aunque ninguna había viajado tanta distancia como la nuestra."

Luis Romero
¿El por qué del envío? No hubo más motivo que la simple curiosidad. Siempre quiso saber hasta dónde podían llegar sus mensajes. Luis, quien trató con ella por email, entendió por qué lo hacía: "No se si será oceanógrafa pero me explicó en el correo que la botella habrá seguido la corriente del atlántico norte hasta Canadá y que luego habría vuelto a bajar... vamos, que sabía del tema".

La chica en cuestión, las lanza cuando viaja en barcos, ésta concretamente la lanzó desde un crucero con destino a la isla de Aruba. Y se mostró muy agradecida por la respuesta: "En el email nos agradece varias veces que le escribiéramos, supongo que le emocionó que la botella fuese encontrada tan lejos, igual que a nosotros cuando lo supimos"

Es quizás una de esas típicas historias que no te la creemos hasta ver que sean ciertas, porque suenan a fantasía. Pero sí que puede hacernos reflexionar. Cádiz, su situación geográfica y esa gracia divina son algo más. Quizás estemos desaprovechando una oportunidad de seguir investigando, de inversión en proyectos, descubrimientos o avances en la ciencia del mar, la oceanografía compleja o el simple estudio de las mareas. Quizás podamos sacar más partido a lo que tenemos.



17 comentarios:

  1. Vaya historia amigo, has tenido suerte de vivir esa emoción y que encima sea verdad. ¡Esto sólo pasa en Cádiz!

    ResponderEliminar
  2. Que llegue una botella con un mensaje y sea real en los tiempos que corren es algo mágico....

    ResponderEliminar
  3. Con lo fácil que hubiera sido usar el Whatsapp!! Eso es arte!!

    ResponderEliminar
  4. Qué historia tan bonita. A veces también nos permitimos soñar, y eso es un lujo.

    ResponderEliminar
  5. Por si a alguien le interesa, esta corriente marina (del Atlántico) fue la que trajo la botella desde Florida a Cádiz, tal vez también haya influido los temporales que hemos sufrido en fechas recientes.

    http://aclarando.files.wordpress.com/2010/06/corrientes.jpg

    Por otra parte, fue esta misma corriente marina, la que llevó a un naufrago a América, antes de la llegada de Colón.

    ResponderEliminar
  6. buenísima historia¡¡

    ResponderEliminar
  7. Hace tiempo lancé también una botella con un mensaje, y también por pura curiosidad. Me contestó una chica canadiense... La boteolla la lancé cerca de las islas Madeira, no tengo ni idea de qué tipo de corriente la llevaría hasta allí. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Tan buena experiencia como la de Luis! Tendría que ser muy agradable encontrar respuesta tras haberla lanzado

      Eliminar
  8. En Marzo de 2010 un buen amigo también encontró una en Cortadura, aquella venía desde Long Island, New York, y estuvo nada más y nada menos que tres años navegando hasta llegar a parar a Cádiz.
    Aquí podéis incluso un reportaje que le hizo en su día Onda Cádiz TV:

    http://cadizpescasub.blogspot.com.es/2010/03/mensaje-en-una-botella.html

    ResponderEliminar
  9. ha salido hoy en el viva cádiz esta historia. Por una vez, el muro de cadiz ha estado en la cresta de la ola y la prensa mass media se nutre de esta pagina. felicidades.

    ResponderEliminar
  10. Va y sale más tarde en otro medio

    ResponderEliminar
  11. ¡vaya historia amigo¡

    muchas felicidades y mucha suerte a luis, que ha vivido una experiencia como se hacia antiguamente.

    ResponderEliminar