lunes, abril 29, 2013
12

Más de 30.000 euros. Eso es lo que ha costado arreglar los destrozos ocasionados por los trabajadores de Navantia en el puente Carranza esta semana. Además del dinero, una ciudad entera incomunicada y el descontento de gran parte de la población.

Tras este planteamiento surgen las preguntas que todos nos hacemos estos días ¿están justificados estos métodos? ¿Se están haciendo las cosas bien? ¿Es la mejor forma de luchar por un empleo digno?  Y la más importante de todas ¿Se consigue o se ha conseguido algún beneficio con este tipo de protestas?

Parece que la ciudad se divide en dos a la hora de opinar sobre este tema tan delicado. Una parte piensa que no es justo que toda la población sufra las consecuencias de estas protestas, la otra se excusa en que estos actos están plenamente justificados puesto que es la única salida para que estas personas luchen por un futuro digno.

Las manifestaciones de esta semana desembocaron en los cortes habituales de carretera con los típicos enfrentamientos con los antidisturbios. Pero esta vez los trabajadores de la factoría puertorrealeña fueron más allá y destrozaron la calzada, pintaron las pantallas y quemaron el cableado de la señalización del carril reversible; daño que hasta que no ha sido subsanado del todo, no se ha podido poner de nuevo operativo.

Además de todos estos destrozos, también están los que han ocasionado un perjuicio directo al gaditano: casi 20 km de retenciones en horas críticas, entrada de Cádiz desviada hacia San Fernando y varios días sin poder hacer uso del carril reversible.

Tras analizar objetivamente estos datos y las preguntas que anteriormente he formulado, mi respuesta es clara: estos hechos no están justificados. Entiendo perfectamente el nivel de desesperación que puede existir cuando ves que tras el arreglo de un crucero no hay nada más y necesitas buscarte la vida para darle de comer a tu familia, pero dañar al resto de la población con actos salvajes solo consiguen perder el apoyo de los gaditanos que, tristemente, sufren las consecuencias de estas movilizaciones día tras día.

Pero las secuelas de estas manifestaciones podrían ir más allá de los propios gaditanos sino para los propios trabajadores de la empresa. ¿Afectan las imágenes de los propios trabajadores destrozando el puente y en plena guerrilla con los antidisturbios en la contratación de futuros proyectos? ¿Puede un posible cliente de Navantia no encargar algún trabajo tras visionar estas imágenes?

Probablemente sea la hora de encaminar las protestas hacia otro sitio, buscar otro prisma desde el que trabajar y hallar las soluciones en otros organismos sin necesidad de utilizar la violencia, ya que hasta ahora con ella no se ha conseguido nada más que el descontento generalizado de la población. Hay que buscar la alianza con el pueblo y no ponerse en contra de él.

12 comentarios:

  1. En mi opinión, astilleros surte de empleo a un gran número de pequeños y medianos comercios de toda la Bahía, por ello, pensar que estas movilizaciones, por molestas que resulten, sólo van con ellos me parece un planteamiento equivocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no creo que estas movilizaciones vayan solo con ellos, de hecho creo que esta situación tan insostenible afecta enormemente a toda la población de Cádiz, una provincia que es incapaz de mantenerse porque sufrimos un 41% de paro. Solo digo que llamando a la violencia no se llega a ningún lado y el apoyo que podría tener por parte de la ciudadanía se perdería.
      Gracias por tu opinión!!

      Eliminar
  2. Es complicado opinar sobre este tema, ya que por un lado, crear imagenes de violencia no es bueno para ellos ni para nuestra ciudad, los destrozos, la incomunicación que sufrió cádiz, los atascos y caravanas que afectaron a otros que se dirigían a desempeñar su jornada laboral... pero por otra parte, entiendo la frustración de los empleados de Navantia, ya que yo misma sufrí de pequeña el cierre de la fábrica de San Carlos, y vi la desesperación de mis padres por no tener que llevarse a la boca. Hay que ponerse en su lugar, nadie sabe hasta dónde estaría dispuesto a llegar para poder seguir alimentando a su familia hasta que lo vive....

    ResponderEliminar
  3. Mientras que en CHina, Pakistán, India ,se trabaje por un plato de arroz , el presente pasado y futuro de los astilleros lo tienen muy crudo, para subsistir, al final los armadores y dueños de los barcos lo que quieren es lo mas barato, y lo barato no esta aqui

    ResponderEliminar
  4. Conozco de primera mano el asunto y tengo que decir algo que considero bastante importante. Los trabajadores de Navantia no tenían pensado llevar a cabo los destrozos, solo iba a ser cortar el puente como siempre y luego ya está.

    Sin embargo, y para descontento de todos (incluyo a la amplia mayoría de los trabajadores de Navantia) unos pocos chuflas, 5 o 6, decidieron reventar el acto. Como bien dices, es echarse mierda sobre uno mismo, mancha la imagen de Navantia, retira apoyo de la ciudadanía, causa destrozos y un gasto económico para la ciudad... Pero bueno, que se puede pedir de gente sin cerebro, energúmenos que no saben ni defender lo suyo...

    Son estos mismos trabajadores, los energúmenos quiero decir, los que igualmente realizan destrozos dentro de las instalaciones, molestando al resto de compañeros. Sin embargo, por miedo a represalias, estos siguen campando a sus anchas hasta que alguna autoridad actúe.

    ResponderEliminar
  5. El salvajismo no conduce a nada bueno. Hay muchas formas de luchar.

    ResponderEliminar
  6. Los únicos trabajadores que se manifiestan con contundencia en la provincia. "Casualidad", la única empresa que nadie se atreve a cerrar. Menos flowerpower y más realismo.

    ResponderEliminar
  7. En estos casos hay que ponerse en la piel de estos trabajadores ,y ellos buscan su futuro ,y si nos molestan hay que pensar que a nadie le gusta este tipo de situación pero es la realidad y hay que convivir con ella, y ellos saben que estas imágenes de roturas y de cortes del puente les perjudican, pero es lo hay

    ResponderEliminar

  8. Subdelegación cifra en 311.100 euros los daños por manifestaciones no autorizadas

    Esa cantidad, según ha detallado De Torre, corresponde a los desperfectos causados en la Bahía por «actos vandálicos» cometidos entre el 21 de mayo de 2012 y el pasado 25 de abril. Esto lo pagamos todos

    ResponderEliminar
  9. ASTILLEROS NO SE CIERRA

    ResponderEliminar
  10. Durante ya muchos años a Cadiz se le de dejado olvidada de la mano de dios olvidan a la gente que no solo vive del aire, tiene necesidades y ningún político a echo nada asta el día de hoy solo robar, esto no es para dañar el puente carranza estamos ya en una situación que es para tirarlo abajo pero la gente no se mueve no se moviliza y así nos va con la fama que tenemos de flojos y no es que el gaditano sea así si no que lleva sufriendo el mayor paro de España durante muchísimos años ante la pasividad de los políticos esta claro como ellos viven bien que se joda el pueblo, pero tranquilos como esto continúe así llegara un día en el que rodaran cabezas.

    ResponderEliminar